.

.

sábado, 27 de abril de 2013

Reseña. La Gramática del Amor

Título: La Gramática del Amor
Autora: Rocío Carmona
Editorial: La Galera
Páginas: 280
ISBN: 978-84-246-3670-8

Gracias a la Galera por el envío del ejemplar.

Tras el divorcio de sus padres, Irene es enviada a un internado del sur de Inglaterra al borde de un acantilado. Allí vivirá con gran dolor su primer desengaño amoroso, a la vez que ganará un inesperado mentor: Peter Hugues, el profesor más estricto de la escuela, se ofrece a enseñarle la «gramática del amor» a través de siete grandes novelas del género, desde Goethe y Jane Austen hasta García Márquez y Murakami. Irene se irá enamorando poco a poco de su profesor, mientras otro pretendiente misterioso aspira secretamente a su corazón.


Creo que es una de esas pocas veces en las que la edición de un libro me llama más que su sinopsis. Ésta no me atraía demasiado, no parecía ser mi tipo de libro, me decía a mí misma, pero como todo el mundo me insistía en que era un libro precioso y que debía leerlo, y ya de por sí su portada me parecía preciosa, me decidí a darle una oportunidad. Mal Alexei, mal. Tengo que empezar a hacer caso a mi instinto más a menudo.

Sin duda, no puedo evitar darles la razón a aquellos que me afirmaban que era un libro muy bonito. Sí, los dos últimos capítulos me conmovieron. Lástima que hubiera tenido que pasar por el resto para llegar hasta esos últimos y encontrar un poco de ese algo tan sumamente precioso del que tanto hablaban todos.

 Si hay algo que me gusta mucho repetir, es que de gustos no hay nada escrito y que por mucho que un libro guste a mucha gente eso no significa que esté hecho para todo el mundo. Y está claro que La Gramática del Amor no está hecho para mí.

Tal y como dice en la sinopsis, Irene va enamorándose de su profesor de gramática, el cual ha decidido darle una serie de clases particulares muy especiales de gramática del amor. Creo que es justo ahí cuando encuentro algo que no me encaja: la relación entre Peter e Irene nunca parece la de alumna-profesor. Ni siquiera cuando la protagonista empieza a creer que se está enamorando de él ni se le pasa por la cabeza pensar: "dios, no, es mi profesor, no debería tener esta serie de pensamientos con él. Debo olvidarme cuanto antes". No, Irene no. Ella va a saco, montándose historias en su cabecita adolescente de cómo sería tener una relación con su profesor y de que es imposible que éste sólo la vea como su alumna. Esas situaciones me han resultado muy chocantes.

Iremos viendo a lo largo de la historia cómo la protagonista cree que se está enamorando de su profesor. Y digo cree porque en realidad no se está enamorando. Creo que enamorarse implica sentimientos demasiado fuertes como para que lo que siente Irene sea amor, así que no estoy de acuerdo ni con la sinopsis ni con la autora al afirmar que de verdad se estaba enamorando. Creo que era simplemente un encaprichamiento adolescente. Es más, creo que todos los enamoramientos que va teniendo a lo largo del libro -incluido el de Liam en las primeras páginas- no son más que eso, tonteos/caprichos -y hablo desde la experiencia-. Salvo quizá al final. Supongo que ahí sí se vislumbra amor.

Irene es una chica bastante ilusa en cuanto al amor se refiere al principio del libro, pero irá evolucionando poco a poco gracias a la ayuda de su profesor. Veremos cómo va madurando, va aprendiendo de sus errores, va aventurándose y va metiendo la pata una vez tras otra. No es un personaje que me agrade demasiado, ya que me recuerda un poco a mí en cuanto a las cosas que odio de mí misma. Pero creo que su estupidez, tan parecida a la mía en cuanto a temas amorosos y de líos con chicos se refiere -sobretodo lo que le ocurre con Liam al principio, me resultó demasiado familiar-, que tampoco puedo odiarla.
Peter Hughes, el profesor de gramática de Irene, es un hombre que en sus clases se muestra duro y serio pero que se vuelve mucho más amable cuando se trata de las clases de gramática del amor de Irene. Creo que por una parte puedo entender las razones que tuvo para dejar a un lado su papel como profesor con Irene, pero sigo viéndolo demasiado precipitado y chocante la forma en que lo hizo. Demasiado directo.
Martha es la compañera de cuarto de Irene, una inglesa muy alocada y fiestera que se le va mucho la olla. Es mi personaje favorito porque, a pesar de que se vuelve literalmente una loca cuando se enfada, es muy atrevida y directa.
Marcelo, Liam y Josh. Los chicos de la discordia, como me gusta llamarlos. No sabes por dónde te saldrán. El primero, el típico buenazo que ni bebe ni sale de fiesta, al cual conoce Irene en sus entrenamientos en la pista de atletismo y del que se hace muy amiga. El segundo, el típico imbécil que sale con diez chicas a la vez y que juega con Irene como quiere al principio del libro. Y el tercero, el bibliotecario becado del internado, guapo y simpático, mi favorito entre todos los chicos del libro.

Todos los personajes sufrirán un cambio a lo largo de la historia. Las circunstancias los cambiarán y les harán tomar decisiones.

La forma de escribir de Rocío Carmona me ha resultado bastante suave, fácil de seguir y nada pesada. No sé si será por haberse dejado llevar por las opiniones de Francesc Miralles, al cual nombra en los agradecimientos como su guía espiritual y arquitecto del amor y al cual considero mi enemigo literario en cuanto a juvenil romántica xD -adoro la forma en que escribe y las tramas que crea, pero aún no logro encontrar sentido a sus historias de amor-, pero el caso es que han habido veces en las que no le he visto mucho sentido al amor de Irene. Me parecía que cambiaba muy rápido de sentimientos. Demasiado rápido. Lo cual reafirma mi opinión de que no era amor, sólo encaprichamientos.  Aún así, la historia me ha parecido entretenida y el final precioso, eso sí.

Una cosa que me gusta mucho al leer un libro, es que dentro de éste se nombren otros títulos. Es una forma muy buena de encontrar nuevas joyitas que investigar. Pero no me ha gustado el hecho de que, aparte de contar más o menos de qué tratan los libros que nombra, los destripa completamente, final incluido. Libros como Anna Karenina o Jane Eyre que quería leerme, ya no me van a saber igual, porque sé exactamente qué les ocurre a las protagonistas al final.

Y para terminar de ser puntillosa, decirle a la autora que el título de la canción de Muse que nombra al principio es Supermassive Black Hole, no Supermassive Big Hole. A una servidora se le han crispado los nervios al ver una de sus canciones favoritas distorsionada.

En definitiva, la Gramática del Amor es un libro entretenido y muy bonito para aquellos que sepan apreciarlo. Como he dicho, no es un libro que esté hecho para mí, porque lo que se presenta como amor, no convence a mi mente, a pesar de que me identifique con Irene en muchas cosas. Pero como tanta gente me ha dicho que les ha gustado, no veo porque mi reseña deba echaros para atrás. A fin de cuentas, para gustos colores.




10 comentarios:

  1. Me sigue sin convencer este libro.
    Un beso^^

    ResponderEliminar
  2. Con este libro tengo ideas encontradas.
    Por un lado no me atraen nada las tontunas adolescentes con el profesor xDD
    Pero lo de descubrir otros libros a través de este si que me llama bastante
    Asi que estoy indecisa xD

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  3. Este supongo que lo sacaré de la biblioteca algún día, por pura curiosidad. Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi este libro me enamoro por completo, es muy bonito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. No me convence...y eso de que cuenta finales de clásicos tampoco!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. No había oído sobre este libro. Pero la sinopsis me ha llamado un poco. Y tras leer tu opinión, tengo un poco de curiosidad por esos "encaprichamientos" Pero no creo que me lo compre. Si hay suerte y lo veo en la biblioteca... bienvenido seas =^-^=

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que cuando leí el libro me encantó y lo disfruté mucho pero no le viera los defectos que le sacaste ahora y me acabo de dar cuenta de ellos...jaja
    A mi si me chocó un poco esa relación alumna-profesor ya que iban a cenar juntos por ahí y cosas así pero como decían que eran más liberales allí y así pues...
    Lo que si que me gustó mucho fue conocer los clásicos ya que muchos de ellos no sabía ni que existían.

    besitos!!

    ResponderEliminar
  8. Tengo ganas de leerlo ;)
    Gracias por la reseña, besotes

    ResponderEliminar
  9. Hola

    Desde el primer momento se sabe que lo que siente la protagonista por su profesor no es amor, un solo á mal encaprichamiento, como has dicho. Tienes razón en decir que en ningún momento se ha parado a pensar que está mal lo que siente, pero se supone que cuando "te enamoras" no piensas esas cosas.
    A diferencia de ti, a mí me encantó, aunque tienes razón en decir que destripa los finales de los libros que menciona (un fastidio si tenías en mente leerlo).
    Eso de que un libro tenga muchas críticas positivas y que a mí no me haya gustado también me ha pasado, es que no a todo el mundo le puede gustar lo mismo.

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  10. A mi me gustó pero lo veo muy veleta, a la prota digo, y estoy de acuerdo es que son encaprichamientos mas que amor.peor en general si que me gustó *O*

    ResponderEliminar

¿Quieres hacerme sonreír? ¿Te apetece darle una alegría a la administradora del blog? Pues no tienes más que dejarme un comentario.
Siempre con respeto hacia el resto de usuarios y nada de ofensas.
No SPAM.

Los comentarios ofensivos, con spam o que no cumplan con las normas del blog serán eliminados.

.

.