lunes, 30 de julio de 2012

Crítica Cine. Ice Age 4


Título: Ice Age 4: La formación de los continentes
Título original: Ice Age: Continental Drift
Dirección: Mike Thurmeier, Steve Martino
País: Estados Unidos
Año: 2012
Fecha de estreno: 29/06/2012
Duración: 94 min.
Género: Comedia, Animación, Aventuras
Calificación: Apta para todos los públicos
Reparto: Peter Dinklage, Kunal Nayyar, Jennifer Lopez, Seann William Scott, Ray Romano, John Leguizamo, Alan Tudyk, Nick Frost, Queen Latifah, Josh Peck
Distribuidora: 20th Century Fox
Productora: Blue Sky Studios



Sinopsis

Como siempre, la ardilla Scrat será la causante de todas las catástrofes que trastocarán a nuestros protagonistas. En su afán por su querida bellota, Scrat provocará un incidente que desembocará en la rotura de la Tierra y, por tanto, en la formación de los continentes, lo que separará a Manny, Diego y Sid del resto de la manada. Nuestros tres protagonistas se enredarán en una aventura por regresar a casa...

Opinión Personal

Para ser sincera, me ha decepcionado un poco; esperaba un poco más de risas. La película no está mal, es bastante entretenida y sigue teniendo sus puntos cómicos, pero no tantos como antes, a mi forma de verlo.

Está claro que la ardilla Scrat sigue siendo la que pone el punto más alto de humor en las películas de Ice Age con su incansable (y desastrosa) conquista de su bellota. Y, como siempre, es ella la que comienza la película, iniciando el desastre que repercutirá en Sid y el resto de la manada, en este caso, la formación de los continentes.

Voy a centrarme en los personajes, ya que son estos los artistas, ¿no? Como ya he dicho, para mí, Scrat siempre será la estrella que arranque más carcajadas entre el público. Es una ardilla un poco tonta pero muy mona que te sacará verdaderas carcajadas.

Y al igual que Scrat es mi personaje favorito, no puede faltar algún personaje que deteste, ¿no es así? Pues no tengo uno, si no dos: Melocotón (la hija de Manny) y Shira (la mamut). La verdad es que no las soporto ni un poquito. Shira me caía mal desde que hizo su aparición en la segunda película. Es tan... repelente. No sabría decir qué exactamente es lo que hace que me caiga tan mal, pero es así. En cambio, con Melocotón lo tengo muy claro. La han reflejado como la típica adolescente estúpida (siento decirlo). Puede que parezca que cumple con el prototipo de adolescente, pero realmente sólo cumple con el prototipo de adolescente de las películas americanas en las que ésta está súper colada de un idiota  y por eso pasa de su mejor amigo (otro tópico: el mejor amigo enamorado de la chica) y hace boberías. Sé que lo han hecho así adrede, para estereotiparlo, pero esos tópicos ya trillan un poco y más en una película como ésta. Además, las otras mamuts, tan extremadamente pijas y repipis, me ponían los nervios de punta. 
También hacen su aparición muchos otros nuevos personajes, como los piratas, la familia de Sid, una "novia" para Diego, etc. No son personajes muy graciosos (salvo el conejo y la abuela de Sid), pero le dan empuje a la historia y un poquitín de dramatismo cómico.
El resto de personajes siguen siendo tan geniales como siempre: Manny, Diego, las zarigüeyas, Sid... aunque a algún que otro personaje le han cambiado la voz, así que en un principio choca un poco.
A pesar de todo esto, Ice Age 4 es digna sucesora de esta saga, pues sigue entreteniendo y divirtiendo al público, tanto infantil, como juvenil o adulto, aunque esté un poco por debajo de su predecesora. En mi opinión personal, de esta saga de películas, las que yo considero mejores son la primera, sin duda, y la tercera. La segunda y la cuarta se acoplan bien, pero no son tan sublimes como las otras dos.

Puntuación
Maya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres hacerme sonreír? ¿Te apetece darle una alegría a la administradora del blog? Pues no tienes más que dejarme un comentario.
Siempre con respeto hacia el resto de usuarios y nada de ofensas.
No SPAM.

Los comentarios ofensivos, con spam o que no cumplan con las normas del blog serán eliminados.

.

.