.

.

martes, 8 de octubre de 2013

Reseña: Tinta.

Título: Tinta
Autora: Amanda Sun
Saga: Dioses de papel (1/3)
Editorial: Oz
Páginas: 336
ISBN: 978-84-941123-6-2

Gracias a la editorial por el ejemplar.
La tinta está en su sangre y con el amor, cobra vida.

Después de una tragedia familiar, lo último que quiere Katie Green es mudarse a Japón con su tía, pero no le queda otra opción que aprender el idioma y adaptarse a sus costumbres.
Cuando conoce a Tomohiro, un maestro del kendo, se siente inmediatamente intrigada por él, pero a la vez asustada porque cuando están juntos ocurren fenómenos extraños: los bolígrafos explotan, surgen gotas de tinta de la nada y los dibujos cobran vida. Pero lo que Katie no sabe es que Tomohiro está emparentado con los antiguos dioses del Japón y la relación con ella hace que pierda el control de sus habilidades.
Hay personas interesadas en utilizar ese don para sus propios fines y están empezando a hacer preguntas. Katie nunca quiso mudarse a Japón, ahora quizá no salga de allí con vida.
Seguramente, una de las peores cosas que le pueden pasar a un lector, es esperar mucho de un libro y que éste le decepcione estrepitosamente. Y, para ser completamente sincera, Tinta ha supuesto para mí una de las mayores decepciones en lecturas, lo que se traducirá en una reseña extremadamente larga.

Veamos. Japón, el país receptor de todo el amor, admiración y devoción que soy capaz de sentir. Un país que muero por visitar, conocer y explorar, cuya cultura me apasiona, me enamora y genera en mí emociones inexplicables. Bien, viendo lo que supone para mí el país nipón, no es de extrañar que Tinta despertara en mí un interés desmesurado. ¿Cómo no iba a hacerlo? Mezcla un país y una cultura que amo con todo mi corazón con un tema rematadamente original: la tinta. ¿Cómo no podía sentirme exageradamente atraída por él? Mis expectativas eran tan altas que lo comencé a leer con la idea de que se convertiría en uno de mis libros favoritos. Y, seguramente, ese fue el mayor error de todos porque, no sólo no se convirtió en uno de mis libros favoritos, si no que ha sido una lectura muy laaaarga y pesada.

En primer lugar, creo que uno de los mayores errores que le he visto al libro es la forma en la que la autora trata el japonés a lo largo de todo la historia. No sólo algunas palabras o expresiones no estaban del todo bien (puedo afirmarlo, que para algo estudio japonés), como gaijin -dependiendo de la forma que se utilice puede significar extranjero o marginado, y la autora lo utiliza en ambas situaciones con el significado de extranjero- o yōkai -el cual escribe youkai erróneamente-, si no que, además, forzaba demasiado el uso del japonés. No veo la necesidad de incluir palabras japonesas en diálogos sin venir a cuento. Si quien habla lo hace en japonés, una de dos, o escribes toda la frase en japonés o la escribes toda en español, pero no mezcles porque queda fatal. Si ha quedado claro que hablan todo el tiempo en japonés, no veo la necesidad de intercalar palabras japonesas. (Ejemplo: -Maji de.- respondió- ¿Es que eres celosa?).

Otra cosa que me ha parecido bastante inverosímil respecto al idioma, es que la protagonista -en la narración- use palabras japonesas al principio, teniendo en cuenta que ella es americana, no domina el japonés y no cesa de quejarse en que no le gusta y se le da fatal. ¿En diálogos? Puedo entenderlo como que se esfuerza en aprenderlo, pero, ¿en la narración? Sin sentido.

Y, mi última queja respecto al idioma, es la persistencia de la autora en usar palabras japonesas sin venir a cuento. En este caso, en el uso de palabras que tienen traducción al español. Si keitai es móvil y sakura es cerezo, ¿por qué demonios dices keitai y sakura si son palabras que tienen su propia traducción? Lo peor es cuando intercala el uso de la palabra en japonés y la palabra en español. ¿Pero qué demonios...? Entiendo que deba usar muchas palabras japonesas porque no tengan una traducción propia al español (como los accesorios del traje de kendo o las distintas comidas), pero no eso.

Tampoco me han hecho muchas gracias las referencias erróneas de la cultura japonesa (como el Tanabata, el cual describe como el festival de los amantes cuando exactamente es el festival de las estrellas). Puedo parecer muy quisquillosa, pero a mi forma de verlo, si vas a hablar de una cultura que no es la tuya propia deberías informarte del todo e informarte muy bien antes de escribir un libro basado en ella.

Llega el turno de los personajes, los cuales no son precisamente santo de mi devoción. Por un lado, tenemos a la protagonista, Katie Green, que nos cuenta la historia en primera persona. Una chica americana que, tras la muerte de su madre, se traslada a Japón a vivir con su tía. Sinceramente, me ha parecido un personaje insufrible. En un principio, me parece una acosadora y una prepotente, que se pone celosa sin motivos, y luego, bastante egoísta. Es una protagonista que no ha logrado entrarme por ningún lado y me ha molestado bastante su actitud cuando se entera de lo de Tomo. Vamos a ver, ¿primero lo acosas y pides explicaciones y cuando las tienes te echas para atrás? ¿No sabías eso que dicen de que la curiosidad mató al gato? Pues ajo y agua.

Por otro lado, tenemos al protagonista masculino, Yuu Tomohiro, el cual tampoco es que me despertase muchos sentimientos favorables, aunque sí más que Katie. Un chico que se mete en problemas, que llama la atención de Green -a pesar de que desde un principio se le presenta como un capullo. No tiene muchas luces la protagonista-, que desciende de antiguos dioses japoneses que le hacen ser capaz de controlar la tinta y que la autora intenta presentar como un chico con una actitud de pillo y pícaro, tarea en la que falla estrepitosamente. No me ha desagradado especialmente, pero sí me parece que cambia de actitud demasiado rápido. No resulta creíble.

El resto de personajes, como Jun, el cual creo que es el que más me ha gustado; Yuki, la insoportable y bocazas Yuki; Tanaka, que me ha parecido muy majo y un buen personaje; Diane, la tía de Katie; e Ishikawa, el mejor amigo de Tomohiro y miembro de la Yakuza.

En realidad, hay demasiadas cosas a las que no le he visto el sentido en este libro, como la forma de comportarse de Katie. Entiendo que logre adaptarse a su vida en Japón, pero es que durante el libro no menciona en ningún momento su vida pasada, sólo a sus abuelos un poco al principio. ¿Dejas una vida atrás y nunca la mencionas? Eso sí, justo al final le da por nombrar muy por encima que tiene amigos en Canadá, algo que me parece absurdo porque no se ha acordado de ellos en los meses que lleva en Japón, así que muy amigos no son.

La historia de amor tampoco me ha resultado muy convincente. Ocurre de una forma demasiado precipitada, repentina y metida mucho con calzador. No me ha resultado ni bonita, ni dulce, ni ha despertado ningún sentimiento en mí. Plana.

La tinta, el elemento alrededor del cual gira toda la historia, no me ha parecido muy bien aprovechado. En muchas ocasiones me gustaba lo que leía, pero en general me pareció que, para todo interesante que podría haber salido de ahí, ha estado bastante desaprovechado. Eso sí, lo de los Kami me pareció muy original e interesante.

Mencionar también, que no me ha hecho mucha gracia que la autora haya incluido a los Yakuza en la historia. No sé, me da la impresión de que parece que uno no puede hablar de Japón sin hablar de la mafia. Y, lo peor, es que teniendo en cuenta que de la Yakuza se puede sacar una trama exquisita y usar ese recurso de una forma extremadamente interesante, la autora ha recurrido al tópico de los tópicos: violencia. Y punto. Porque ni siquiera se extrae un poco de eso, si no que lo usa de una forma rematadamente tópica.

El final, sin embargo, es lo que creo que más me ha gustado. De repente ha empezado a ponerse bastante interesante, a pesar de haber muchísimos elementos predecibles. Supongo que es lo que menos me gusta de este tipo de libros, que durante toda la lectura sean una decepción tras otra y justo al final metan algo interesante que te deje con ganas de leer los siguientes. Spoiler Aunque, sinceramente, el hecho de que Katie tenga conexión con la tinta me ha parecido, cuanto menos, absurdamente inverosímil -como casi todo en este libro-. Vamos a ver, es americana, no tiene raíces japonesas, hacer que ella sea algo parecido a un Kami me parece demasiado forzado. Y ella no puede ser normal, no, ella tiene que ser especial a pesar de que sea algo absurdo. Qué casualidad que Tomohiro sea un Kami y justamente ella tenga relación con la tinta. No es forzado, PARA NADA.Fin del Spoiler.

En conclusión, Tinta ha sido un libro que me ha decepcionado muchísimo por la cantidad de lo que son, a mi forma de ver, muchísimos fallos, pero con un final con la pizca suficiente de intriga como para que te deje con ganas de leer los siguientes, algo que aún no he logrado decidir si es bueno o malo.
 0.5. Shadow
1. Tinta
2. Lluvia
3. Sin nombre


12 comentarios:

  1. Vaya, que fuerte. A penas leí la sinopsis me dieron muchas ganas de leerlo por lo mismo que a ti, soy una amante de Japón <3. Además el tema de la tinta me pareció extremadamente original D: que lástima que no se halla aprovechado bien.
    De todas formas leeré el libro, me llama bastante la atención así que a penas lo vea lo compro :)

    Pásate! <3

    ResponderEliminar
  2. AY NO. NO AGUANTO LAS REFERENCIAS ERRONEAS A LA CULTURA JAPONESA.
    Dios que mal hacen algunas personas las investigaciones para sus libros. En fin ni de coña leo esto xD.

    ResponderEliminar
  3. Por dios, muerta me he quedado jajajaja Con las ganas que tenía de leerlo... buf, eso del mal uso del idioma o de la cultura en general de Japón... no, por ahí no paso jajaja Hace años que adoro Japón, no sería capaz de tragarme un libro con semejantes fallos ^^

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola! (✿◠‿◠)
    Ya me habías comentado algo sobre este libro ^^ la verdad es que siento que haya sido una decepción para ti, a mi me llamaba poco este libro y la verdad es que últimamente los libros de Oz no gustan demasiado. Espero que tu siguiente lectura sea mucho mejor =p
    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  5. Disculpa que no haya leído la reseña, pero estoy buscando como una loca este libro y no quiero saber nada antes de hacerme con él jeje

    ¿Alguien lo intercambia? ^^

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  6. ufff,hasta ahora habia leido reseñas totalmente positivas,y aunque no me seguia llamando la atencion,me estaba entrando el gusanillo...por lo q veo mi intuicion iba por buen camino jejejejejej

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. ya había leído reseñas inglesas que decían que su visión de Japón había sido, como poco, errónea.
    me duele porque el libro podía haber sido muy bueno, pero al final se ha quedado en una sucesión de tópicos japoneses que no llevan a nada.

    besos nena <:}

    ResponderEliminar
  8. Ostras me dejas sorprendida de que no te gustara, hasta ahora creo que no he leído ninguna reseña de este libro tan negativa :S y le tengo muchas ganas...
    Bueno, de momento tengo mucho pendiente así que nada, pero si que me gustaría darle una oportunidad :)

    ResponderEliminar
  9. A pesar de ser una saga que llama mucho la atención he leído tantas reseñas negativas que voy a pasar de leerlo por le momento.

    Buena reseña como siempre.

    Y un besito.

    ResponderEliminar
  10. Le tenía muchas ganas, aunque con todos los errores que comentas, han disminuido notablemente... Detesto que te metan palabras japonesas (o de cualquier idioma) en una frase que esté completamente en japonés.
    Espero que tu próxima lectura sea mejor. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  11. He leído varias reseñas negativas sobre el libro. Y aunque me llama un montón el tema de que la historia ocurre en Japón (lugar, que al igual que tu, adoro) y, siendo sincera, una preciosidad de portada, creo que voy a pasar de leer esta historia. A no ser que la encuentre de segunda mano o así, o en la biblioteca mismo. Pero por ahora, esta historia no entra dentro de mis priosidades.

    ResponderEliminar
  12. Que fome encontrar un libro que trate un tema que te gusta, leerlo con ganas, y que este no alcance tus expectativas. Creo que a mi tampoco me hubiese gustado eso del japonés y español mezclados en una oración, lo leía, y a veces todavía lo leo, en fanfics. Pero los fanfics son fanfics, a una novela no le perdono fácilmente eso. Bueno, de cualquier forma no sé si lea este libro, antes le tenía un poco de ganas por el hecho de que hablaba de Japón, pero ahora... no sé. No la descarto del todo, pero definitivamente no sería mi prioridad =)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¿Quieres hacerme sonreír? ¿Te apetece darle una alegría a la administradora del blog? Pues no tienes más que dejarme un comentario.
Siempre con respeto hacia el resto de usuarios y nada de ofensas.
No SPAM.

Los comentarios ofensivos, con spam o que no cumplan con las normas del blog serán eliminados.

.

.